lunes, 17 de julio de 2017

Herramientas de mejora



Salimos a navegar, y queremos mejorar. ¿Nos planteamos que de que herramientas disponemos para hacerlo? El proceso de mejora siempre ha de estar presente y eso requiere trabajar diferentes facetas, diferentes herramientas, diferentes recursos que nos permitirá mejorar nuestra "sailing machine"!

Podríamos hacer muchas listas, esta que ofrezco viene exportada de teorías sobre la educación para gente joven, pero creo que es perfectamente exportable a todos los navegantes de cualquier nivel.
  1. Seleccionar la información. Está claro que si queremos aprender a hacer algo hemos de informarnos como hacerlo, métodos, leer sobre táctica, leer sobre reglamento, comprender las reglas, etc. para poder llevarlo acabo. Sin recopilación de información nos quedamos estancados. Y este área es terriblemente amplia.
  2. Repetir. Cuando queremos mejorar una maniobra y hemos llegado a una forma correcta de hacerla adaptándola a nuestras características. Hemos de repetirla, una y mil veces. La repetición lleva a la excelencia. No hay otro camino, ni existen atajos
  3. Premiarnos. Consolidar nuestro esfuerzo a través de premios bien por conseguir un objetivo o bien por llevar a cabo un esfuerzo, es fundamental. Por ejemplo, inscribirse en el campeonato de Europa como premio a mi constancia de navegar este año. Eso motivará y será un revulsivo para mejorar.
  4. Castigo. Aceptarlo y aprender de él, en el sentido de evitar el acto que lo produce es vital. Por ejemplo, si me enseñan la bandera amarilla por remar continuamente en las regatas, he de plantearme seriamente cambiar la forma de navegar o adaptarla a las normas.
  5. El ejemplo. Copiar al que lo hace bien es un buen atajo para llegar a crear nuestro estilo. Podemos hacerlo de manera espontánea o motivada por los demás. 
  6. Cambiar creencias. Esta es de las difíciles, sobre todo a nuestra edad, donde la rebeldía apenas existe. Tenemos inculcadas creencias que nos limitan la forma de navegar. Por ejemplo, cuando navegamos con un regatista famoso y laureado al lado, tenemos la creencia que es mejor que nosotros, que nos ganará hagamos lo que hagamos y precisamente ese pensamiento no limita para hacer lo que necesitamos hacer para ganarle. Pensar que nunca salimos bien, será un muro para poder hacerlo.
  7. Cambiar motivaciones. Con la edad vamos dándonos cuenta que no solo ganar es la motivación de la regata. Ayudar a otros, enseñar al que sabe menos que nosotros, promover una labor de equipo, hacer amistades nuevas... en todo ello hemos de ver motivación suficiente que nos permita seguir mejorando y sobre todo seguir estando!
  8. Razonamiento. Cuando aprendemos algo nuevo, una forma de hacer las cosas diferentes, un trimaje, etc. hemos de comprender "el porqué". Incluso en las normas que hemos de cumplir en las regatas, es bueno conocer sus justificaciones porque eso nos ayudará a aceptarlas y respetarlas.
Posiblemente utilizamos todas estas herramientas de manera inconsciente, y es por ello que nunca va mal escarbar para ver si las raíces de nuestro árbol se extienden de manera correcta para sujetar un buen tronco. A crecer!!!

martes, 11 de julio de 2017

Navega, pero no dejes que tu mente lo haga!


Muchas veces he preguntado a regatistas en que piensan en las regatas, si se les va el pensamiento a otros derroteros diferentes de la propia regata, si su mente está en el barco, en la vela, en los contrincantes, en la velocidad....

La regata tiene diferentes momentos. Algunos muy intensos: salidas, pases de boya, lucha cercana con un barco... en el que a nuestro cerebro no le cuesta concentrarse y está a lo que tiene que estar. Pero basta que haya un momento de tranquilidad como un bordo solos, un momento de cansancio, estar sin contrincantes cercanos, etc. en los que es fácil que nuestra mente viaje por lugares insospechados, más insospechados que el mejor de los buscadores de internet!

¿Que hacer en esos momentos? ¿Que herramientas tenemos para mantenernos concentrados?
En este vídeo que he añadido puedes escuchar algunas herramientas que ofrece esta chica para la práctica del yoga. Son básicamante los mismos que se utilizan en todos los deportes. El Yoga se basa en la relación mente cuerpo, por eso he añadido este vídeo.

Aquí habla de 4 formas de mantenernos despiertos y a la vez tranquilos, sin dejar que bien la relajación o el exceso de presión de la competición juegue en contra.

Estas herramientas son:

  1. La respiración. Herramienta superpoderosa, que oxigena y vida al cuerpo y a la vez enfoca de manera muy eficaz nuestro pensamiento y retira de él malos rollos, pensamientos negativos, o pensamientos que aportan presión y nos anulan.
  2. El enfoque. Concentrar nuestro pensamiento en nuestro cuerpo y en nuestro barco, sientiéndolo como una extensión nuestra: ¿apoyo bien el culo?, ¿si estoy en la posición correcta proa a popa?, ¿tengo la correcta tensión de mayor?, ¿si he ajustado los controles?, ¿trabajo la ola?, etc....
  3. Las miradas. (en el vídeo le llaman drishtis) Se trata de poner la mirada donde conviene. Ahora miro la ola, ahora he de mirar la boya, ahora he de mirar a mis inmediatos contrincantes, ahora mira el compas, ahora levanta la vista y mira la racha. cada mirada implicará un pensamiento encaminado a la mejora de la regata. Si dejamos libre la mirada... la mente volará fuera de lo que estamos haciendo.
  4. La Visualización. Es importante mirar la regata por adelantado, visualizarla. Imaginar lo que puede pasar en un minuto en la boya según la posición en que vamos en la regata; eso hará que lo que llegue estará ya en nuestra cabeza y podremos tomar la decisión que toque más rápido y mejor. Visualizar un pase de boya antes de hacerlo para interiorizar la maniobra. Visualizar una virada importante antes de hacerla. Visualizar la salida que vamos a hacer unos minutos antes de hacerla.  

Con estas herramientas, no vamos a navegar mejor, pero si vamos a mejorar el rendimiento de lo que ya sabemos hacer y eso nos llevará a mejorar el puesto!
Estas herramientas las podemos usar en el barco; pero también en el trabajo, en el placer y en la vida.
No descartes el yoga, como acompañamiento para mejorar en la vela!