lunes, 17 de julio de 2017

Herramientas de mejora



Salimos a navegar, y queremos mejorar. ¿Nos planteamos que de que herramientas disponemos para hacerlo? El proceso de mejora siempre ha de estar presente y eso requiere trabajar diferentes facetas, diferentes herramientas, diferentes recursos que nos permitirá mejorar nuestra "sailing machine"!

Podríamos hacer muchas listas, esta que ofrezco viene exportada de teorías sobre la educación para gente joven, pero creo que es perfectamente exportable a todos los navegantes de cualquier nivel.
  1. Seleccionar la información. Está claro que si queremos aprender a hacer algo hemos de informarnos como hacerlo, métodos, leer sobre táctica, leer sobre reglamento, comprender las reglas, etc. para poder llevarlo acabo. Sin recopilación de información nos quedamos estancados. Y este área es terriblemente amplia.
  2. Repetir. Cuando queremos mejorar una maniobra y hemos llegado a una forma correcta de hacerla adaptándola a nuestras características. Hemos de repetirla, una y mil veces. La repetición lleva a la excelencia. No hay otro camino, ni existen atajos
  3. Premiarnos. Consolidar nuestro esfuerzo a través de premios bien por conseguir un objetivo o bien por llevar a cabo un esfuerzo, es fundamental. Por ejemplo, inscribirse en el campeonato de Europa como premio a mi constancia de navegar este año. Eso motivará y será un revulsivo para mejorar.
  4. Castigo. Aceptarlo y aprender de él, en el sentido de evitar el acto que lo produce es vital. Por ejemplo, si me enseñan la bandera amarilla por remar continuamente en las regatas, he de plantearme seriamente cambiar la forma de navegar o adaptarla a las normas.
  5. El ejemplo. Copiar al que lo hace bien es un buen atajo para llegar a crear nuestro estilo. Podemos hacerlo de manera espontánea o motivada por los demás. 
  6. Cambiar creencias. Esta es de las difíciles, sobre todo a nuestra edad, donde la rebeldía apenas existe. Tenemos inculcadas creencias que nos limitan la forma de navegar. Por ejemplo, cuando navegamos con un regatista famoso y laureado al lado, tenemos la creencia que es mejor que nosotros, que nos ganará hagamos lo que hagamos y precisamente ese pensamiento no limita para hacer lo que necesitamos hacer para ganarle. Pensar que nunca salimos bien, será un muro para poder hacerlo.
  7. Cambiar motivaciones. Con la edad vamos dándonos cuenta que no solo ganar es la motivación de la regata. Ayudar a otros, enseñar al que sabe menos que nosotros, promover una labor de equipo, hacer amistades nuevas... en todo ello hemos de ver motivación suficiente que nos permita seguir mejorando y sobre todo seguir estando!
  8. Razonamiento. Cuando aprendemos algo nuevo, una forma de hacer las cosas diferentes, un trimaje, etc. hemos de comprender "el porqué". Incluso en las normas que hemos de cumplir en las regatas, es bueno conocer sus justificaciones porque eso nos ayudará a aceptarlas y respetarlas.
Posiblemente utilizamos todas estas herramientas de manera inconsciente, y es por ello que nunca va mal escarbar para ver si las raíces de nuestro árbol se extienden de manera correcta para sujetar un buen tronco. A crecer!!!

martes, 11 de julio de 2017

Navega, pero no dejes que tu mente lo haga!


Muchas veces he preguntado a regatistas en que piensan en las regatas, si se les va el pensamiento a otros derroteros diferentes de la propia regata, si su mente está en el barco, en la vela, en los contrincantes, en la velocidad....

La regata tiene diferentes momentos. Algunos muy intensos: salidas, pases de boya, lucha cercana con un barco... en el que a nuestro cerebro no le cuesta concentrarse y está a lo que tiene que estar. Pero basta que haya un momento de tranquilidad como un bordo solos, un momento de cansancio, estar sin contrincantes cercanos, etc. en los que es fácil que nuestra mente viaje por lugares insospechados, más insospechados que el mejor de los buscadores de internet!

¿Que hacer en esos momentos? ¿Que herramientas tenemos para mantenernos concentrados?
En este vídeo que he añadido puedes escuchar algunas herramientas que ofrece esta chica para la práctica del yoga. Son básicamante los mismos que se utilizan en todos los deportes. El Yoga se basa en la relación mente cuerpo, por eso he añadido este vídeo.

Aquí habla de 4 formas de mantenernos despiertos y a la vez tranquilos, sin dejar que bien la relajación o el exceso de presión de la competición juegue en contra.

Estas herramientas son:

  1. La respiración. Herramienta superpoderosa, que oxigena y vida al cuerpo y a la vez enfoca de manera muy eficaz nuestro pensamiento y retira de él malos rollos, pensamientos negativos, o pensamientos que aportan presión y nos anulan.
  2. El enfoque. Concentrar nuestro pensamiento en nuestro cuerpo y en nuestro barco, sientiéndolo como una extensión nuestra: ¿apoyo bien el culo?, ¿si estoy en la posición correcta proa a popa?, ¿tengo la correcta tensión de mayor?, ¿si he ajustado los controles?, ¿trabajo la ola?, etc....
  3. Las miradas. (en el vídeo le llaman drishtis) Se trata de poner la mirada donde conviene. Ahora miro la ola, ahora he de mirar la boya, ahora he de mirar a mis inmediatos contrincantes, ahora mira el compas, ahora levanta la vista y mira la racha. cada mirada implicará un pensamiento encaminado a la mejora de la regata. Si dejamos libre la mirada... la mente volará fuera de lo que estamos haciendo.
  4. La Visualización. Es importante mirar la regata por adelantado, visualizarla. Imaginar lo que puede pasar en un minuto en la boya según la posición en que vamos en la regata; eso hará que lo que llegue estará ya en nuestra cabeza y podremos tomar la decisión que toque más rápido y mejor. Visualizar un pase de boya antes de hacerlo para interiorizar la maniobra. Visualizar una virada importante antes de hacerla. Visualizar la salida que vamos a hacer unos minutos antes de hacerla.  

Con estas herramientas, no vamos a navegar mejor, pero si vamos a mejorar el rendimiento de lo que ya sabemos hacer y eso nos llevará a mejorar el puesto!
Estas herramientas las podemos usar en el barco; pero también en el trabajo, en el placer y en la vida.
No descartes el yoga, como acompañamiento para mejorar en la vela!

jueves, 22 de junio de 2017

Enhorabuena Spanish Impulse!


Domingo, principios de Abril, 9 de la noche, hace dos meses y medio, estaba en el gimnasio del BISC en el Forum de Barcelona terminando una serie de ejercicios para fortalecer los músculos de la cadera. En esto, en medio de mi silencio, sentí cierto "barullo" en la planta baja y al rato entraron en el gimnasio: Era parte del equipo del SPANISH IMPULSE, que acaba de llegar del aeropuerto tras su primer entrenamiento en las Bermudas. Hacían noche en el BISC para ir al día siguiente a sus destinos.
A Jordi Xammar, patrón del equipo, ya lo conocía de su anterior campaña olímpica en 470, a los demás de  vista, porque han estado entrenando en el BISC en varias ocasiones. Entraron alegres, con energía, y yo, que quería achicharrarlos a preguntas, apenas pude preguntarles cuatro cosas sobre el barco, pero antes de irme y dejarlos allí haciendo sus competiciones de levantamientos de pesas, les pedí ésta "selfie", para enviársela a Mar de Ros.
Mar ha sido la provocadora, la instigadora de este gran reto, de este gran proyecto, el SPANISH IMPULSE. Sexto en la final, haciendo lo que parecía imposible con un equipo con muy escasos recursos. (el que menos de calle)

Esa noche en el gimnasio, viendo a estos cuatro personajes llenos de energía, sentí una envidia infinita. envidia por el reto, envidia por sentir un gran equipo, envidia por sentir energía, humor y buen rollo, envidia de juventud, envidia por darlo todo en algo. Sentí ese aurea que es magia pura y que sucede pocas veces en la vida.

Ayer y hoy, vi las regatas de la final, se habían clasificado meritoriamente en la fase previa, y en estas 6 regatas de la final, 3 cada día, han navegado bien; han estado sólidos en todas las regatas, incluso yendo últimos en alguna regata han luchado como "gallos" para mejorar. Les ha penalizado sin duda, en todas las regatas, la falta de velocidad respecto a sus contrincantes. Pero culminar con un sexto a un punto del quinto es una pasada!

Mar ha involucrado a muchos con poquitos. Y eso es un arte tan difícil como navegar.
Ha sabido llevar adelante un proyecto "top" con recursos escasos,
Ha sabido formar y mantener un gran equipo,
Ha sabido darles confianza y estar en todas las facetas del proyecto, aportando optimismo, confianza y sabiduría.
y ha sabido llenar de pasión un espacio vacío hasta hoy.

Enhorabuena Gallos!, enhorabuena Mar! enhorabuena SPANISH IMPULSE!


lunes, 10 de abril de 2017

Crónica de una regata a la que no fuí


Escribir sobre lo que no has vivido es fácil cuando el deseo de haber estado pesa más que la ausencia.
Sol, viento y paisaje hacen más apetecible ese anhelo. La competencia y la emoción de los resultados me hacen soñar que quizás podría haber luchado junto a los grandes, porque en la ausencia, el resultado soñado siempre es mejor. 

Fotos que te llegan por whatup, quedadas de grupo en las que te sientes ajeno y con envidia. Un cumpleaños de un master, de los de verdad,  a quien me hubiera gustado cantar con mis atrevidas limitaciones un buen “Happy bithday”. Esas conversaciones insospechadas, impredecibles, insulsas o interesantes que solo surgen en esa “tonta” espera por salir al agua. Y ya tras las intensas regatas,  un buen caldo caliente en las voltes d’en Port Bo con el fragor de mil anécdotas recién vividas, mirando el mar y la playa donde la arena es reemplazada por Lasers endulzados y enfundados.
El descanso con alguna lectura, un paseo, un gintonic acompañado de una buena conversación.

He estado ahí sin estar, he revivido lo que no fue con los retazos del pasado. Veo las clasificaciones en el Whatup, nombre, puesto  y oigo la frase de cada regatista. Siento la alegría de unos, la decepción de otros, la esperanza de la regata de mañana, y oigo pocas disculpas, porque ser master es saber que la disculpa de lo que nos sucede está en nosotros.
Y en el mar, imagino la fuerte Tramontana y el Garbi suave, la bandera negra en el comité haciendo palpitar los corazones, visualizo las enfilaciones: “Sí, esos apartamentos blancos, la torre de la iglesia”, y ya todos metidos en el carrusel de la ceñida del Garbi, donde solo vale acercarse a las Formigas desde un largo bordo amurado a babor por tierra.


No he estado, pero he estado, aunque sé que vosotros llegáis a casa con la piel de la cara quemada y el agradable cansancio de tres días de regalo en vuestras vidas.

martes, 7 de marzo de 2017

Om Mani Padme Hum



Hace unas semanas, leo una frase de despedida de un amigo "facebookiano" a su madre:

"A prayer for our sweet mom as she eases away: May you find happiness and be free from suffering. Om Mani Padme Hum."


Mi mala traducción lo dejaría en: 
"Una oración por nuestra dulce mamá mientras se aleja: Que encuentres felicidad, libre ya del sufrimiento. Om Mani Padme Hum."

Una frase sencilla e intensa, rematada por una ultimas palabras que parecían hindúes.
Lo busco y averiguo que Om Mani Padme Hum es un Mantra.


¿Que es esto de un Mantra? Digamos que es una frase inventada que suena bien, y que no tiene porque tener ningún significado sintáctico. Mantra, significa liberar la mente, y estas frases son como un recurso para concentrar la mente en lo que queremos. Cada mantra tiene su objetivo. Los Mantras se recitan en voz baja o en voz alta, como una oración, tipo rosario, de nuestra religión cristiana, y en cierta manera busca lo mismo.

Om Mani Padme Hum, tiene 6 sílabas, y cada una de ellas está ligada a un concepto que por orden serían: Meditación, Paciencia, Disciplina, Sabiduría, Generosidad y Diligencia. Esta que explico es una interpretación y veréis, si os informáis, que hay otras muchas.

Y que tiene que ver esto con navegar. Creo que construirnos unos Mantras para la competición es un buen recurso para alejar pensamientos negativos, concentrarse e invocar a las características personales que nos pueden llevar a mejorar o superar un mal momento o mantener uno bueno.

Yo he usado y uso puntualmente, tanto en la vida como en las regatas, refranes, proverbios y dichos que me sirven para alejar comportamientos que no me suelen traer nada bueno y transformarlos en otras actitudes que suelen sumar en lugar de restar y a la vez aportar equilibrio, sosiego y concentración, pero nunca me he construido un mantra.

Ahora, tras este historia, creo que no estaría mal construirnos un mantra para las próximas regatas vinculándolo con las palabras que nos puedan aportar más de cara a mejorar nuestro rendimiento.

Om Mani Padme Hum.

No regatees, baila


En el mar no hay camino, no hay carreteras, y cada barco va construyendo su circuito a la siguiente boya. Esa estela queda determinada por dos variables:
      1.- Viento y corrientes
      2.- Los demás barcos
La elección de camino no tiene porque ser la más rápida ni la mejor, porque por seguridad si vamos primeros podemos elegir un camino malo pero marcando a la flota y de esa manera impedir las sorpresas.
Para los principiantes es muy complicado explicarles como han de elegir ese camino. Les cuesta ver los roles, les cuesta ver su posición relativa con respecto a los demás barcos. Pero incluso a los que son más avezados o experimentados a veces tienen un día espeso, o problemas en su barco, que les impiden estar atentos a lo que sucede fuera.

Es entonces cuando hay que aprender a bailar, si a bailar en el campo de regatas. Se trata de ver la flota como un grupo de baile. En la mayoría de las regatas, toda la flota suele estar en algunos momentos amurada a estribor o amurada a babor. Los roles, las corrientes, las rachas, las layline marcan esta coreografía. Los que están delante ven y oyen al director de la orquesta antes que el resto. Están más cerca de esas ordenes que suelen marcar los cambios de viento en dirección e intensidad, y cuando los de delante viran  marca la orden para que los demás le acompañen, y así los de detrás van posicionándose buscando ese lugar donde pueden bailar sin que el de al lado les haga caer y obligar a irse del baile.


Esto que cuento es más difícil de explicar que de ver. En la próxima regata intentar ver la flota como un grupo de baile y busca bailar al mismo paso, en la misma dirección y con el mismo ritmo, Eso hará que siempre estéis ahí dentro del grupo, disfrutando de la melodía de la regata, buscando y aprovechando cualquier oportunidad para hacer de solistas, pero sin olvidar meternos de nuevo en el grupo, siguiendo la coreografía.

La flota, siempre suele buscar las mejores opciones y la mayoría de las veces la encuentra. Pensar que somos más listos que la flota, nos puede dar alguna vez un buen rédito, pero será ocasional.

Aprende a bailar con la flota y empezaras a disfrutar sin quererlo de la melodía de las regatas.